Jomi Lavarías

Horario raro, ambiente gélido, parón navideño de por medio, rival incómodo… todo pintaba a partido trampa, de los de toda la vida, así que independientemente de como se haya jugado, la victoria hoy era importante. Y con eso me quedo, con tres puntos que sirven para afianzar al equipo ahí arriba, ya en puestos europeos, y que prolonga a siete los partidos que llevamos sin perder. Y encima recuperando lesionados. Celades este mediodía miraba al banquillo y sí, hoy sí había donde echar mano en caso de necesidad.

Empezó bien el Valencia ante un Eibar que ni mucho menos se encerró atrás como quizás podríamos haber pensado, haciendo la presión muy arriba y dificultando nuestra salida de balón, una vez mas esta temporada. Pero una vez conseguíamos sobrepasar esa primera línea de presión el Valencia se mostró muy fluido en ataque. Rodrigo muy incisivo, Ferran entraba por banda con cierta facilidad muy bien apoyado por Wass y Maxi, de nueve, cazando casi todas. Ese plus que ofrece Maxi arriba no hay ningún jugador en la plantilla que lo ofrezca, de ahí la importancia siempre de su presencia. Y en una de esas, tras haber marrado un par de ocasiones muy claras, cabeceó un centro de Wass como hacía tiempo que no veíamos en Mestalla. Un auténtico misil fue lo que salió de la cabeza del uruguayo. Resultado corto al descanso.

En la segunda parte había que hacer el segundo, cerrar el partido y a pensar en el supercopa, que oigan, será un titulo menor y bla bla bla, pero… ¿a quién no le gustaría ganarla?

Pero no cerramos el partido y claro, con un 1-0 en el marcador cualquier rival te la puede liar. Y a punto estuvo de ocurrir. Una jugada de rebote se fue al larguero y Jaume hubo de intervenir con mucho acierto en un par de ocasiones para salvar sendos remates de los eibarreses. Aprovechando que cito a Jaume y para zanjar por mi parte el supuesto debate que hay en la portería, debo decir que la misma seguridad, e inseguridad, me provocan tanto Jaume como Cillesen. Por tanto si Celades decide alinear a uno o a otro, lo consideraré justo pues imagino que pondrá a quien él considere que esté mejor.

Y así acabó el partido, medio pidiendo la hora y lanzando algunas contras que pudieron poner el 2-0 en el marcador. Me gustaron mucho, aparte de los ya citados, Gabriel y Diakhaby. El bueno de Mouctar sigue progresando a pasos agigantados y podría convertirse en un gran central. Camino lleva de ello.

El miércoles mas.

Amunt!


 

Lobo

Merecida victoria de un buen Valencia que hizo méritos más que de sobra para golear pero incluso pudo dejar escapar dos puntos a última hora tal como pasó ante el trampas. Primera parte magnífica, solventes atrás, más dominadores delo habitual en medio campo y muy incisivos arriba con un Maxi de dulce, Rodrigo fino en el pivote ofensivo y Ferran haciendo diabluras por su banda. Maniataron al quizá demasiado valiente Eibar y se pudieron marcar más goles, pero el equipo sigue pecando de poca pegada. La segunda empezó similar, con profundidad y juego vistoso, pero los locales se fueron desinchando al ritmo de las sorprendentes ocasiones falladas y el ninguneo del VAR, que se diría que solo aparece para jodernos. Los 20 minutos finales fueron un pequeño despropósito en que los nuestros de pronto no sabían retener el balón más de 10 segundos ni dar un pase a dos metros, y se enredaban absurdas y peligrosas pérdidas de tiempo y tonterías sin sentido. Y un equipo armero que, aun sin mucha profundidad, quiso y pudo lograr el empate en alguna jugada aislada que un gran Diakhaby o el inspirado (y demasiado palomitero) Jaume, neutralizaron. Al final dudas y el mal rato habitual, pero los puntos se quedaron en casa, y no hay mejor forma de empezar 2020. A ver si es otro año de éxitos deportivos y buen rollo, y a ver si se acaba de una santísima vez el peñazo sobre el anterior entrenador y la gestión de Meriton, que con sus claroscuros, aciertos y desatinos, mantiene al equipo peleando con los mejores.

Feliz año y Amunt!!


 

jamacuco

El partido comenzó frío, como si se jugara en una mañana del mes de Enero. Había riesgo de despiste por empacho navideño y siesta previaje a Arabia. Al ralentí, el VCF empezó a carburar a los 15 minutos. La rotunda defensa de Diakhaby y Paulista, la movilidad de Ferran, Soler y Rodrigo y la lucha sin cuartel de Maxi Gómez, hicieron calentar el partido. Después de algún aviso previo, llegó el magnífico cabezazo de Maxi a gol con centro de Wass. Le ha costado al uruguayo empezar a demostrar sus credenciales, pero poco a poco, partido a partido, se está ganando galones de titular en el equipo. 7 goles en lo que llevamos de temporada no es algo estratosférico, pero dada la exigüidad goleadora que muestra habitualmente el equipo es mucho. Si a esto le añadimos su periodo de adaptación al equipo y su juventud, creo que a partir de ya podemos empezar a disfrutar de un gran delantero goleador como no lo habíamos tenido en años, que a buen seguro será cotizadísimo en un par de temporadas (cosa que importa muchísimo al «enterao» entorno economicista del club). Y no es que Rodrigo no sea un crack, que creo que sí que lo es. Pero no es un goleador. Juntos, forman una dupla que bien compenetrada (y con buenos sustitutos para las ocasiones) puede ser muy destacable.

La segunda parte fue floja por parte del VCF. Salieron demasiado especulativos y al final se sufrió en demasía por no aprovechar las escasas ocasiones. El Eibar, mucho más parco en juego y agresividad que años anteriores, dispuso de un par de ocasiones para empatar en el último tercio del partido, lo que habría complicado la situación dado que el equipo estaba ya en pleno vuelo mental a la Supercopa.

Y Celades… pues no fue su mejor planteamiento ni sus cambios fueron los más adecuados. Sin embargo está dotando al equipo de cierta alegría atacante y una personalidad competitiva en el campo. A pesar de la actitud de falta de respeto y displicencia hacia el andorrano por parte de las viudas mediáticas de Marcelino y algún advenedizo por interés, el entrenador ha sabido adaptar su idea con humildad (de la de verdad) y discreción, sin llamar la atención en las ruedas de prensa, pero sin plegarse. Y ahora que algunos artificieros hablan de apaciguar el guerracivilismo y no sé qué (manda huevos), parece que le llega la bula del sínodo de los popes de Valenciastán… En fin…

Amunt!!


 

¡¡Café Mestalla os desea Feliz 2020!!

La fotografía que ilustra el artículo es propiedad de www.valenciacf.com

En artículos anteriores...

Déjanos un comentario