Jomi Lavarías

Como casi todos los empates en esta liga, punto insuficiente el conseguido hoy en Mestalla frente al Cádiz, que frena las «aspiraciones» de meterse en la tercera división europea la próxima temporada.

Partido tan disputado como discreto. Lo mejor, otra portería a cero, pero ofensivamente hemos sido muy planos. Muchas llegadas pero cada vez que nos acercábamos al área rival se nos hacía de noche, se bajaban las persianas de golpe. Desacertados en el último pase, imprecisiones y falta de entendimiento entre nuestros delanteros. Salvo un remate de Maxi al larguero, apenas hemos tenido más ocasiones de gol.

Poco más que decir, destacar las buenas actuaciones de Jesús Vázquez, Alderete y Hugo Guillamón, resaltando además que la única ocasión que tuvo que intervenir Mamardashvili lo hizo para salvar un gol a remate de Negredo. Y ya.

Amunt 4ever.


 

Sergi Calvo

Parece ser que en un recién descubierto documento fundacional de nuestro Valencia se ha descubierto un punto, el “Sexto B” de la lista estatutaria en la que se puede leer:

-Siempre y cuando el nuevo Valencia F.C. tenga al alcance uno de sus objetivos y genere una cierta ilusión y expectativa por la victoria, irremisiblemente acontecerá lo que en tradición de nuestra tierra se llama “petardazo”.

Y así fue, fieles a estos inéditos documentos fundacionales y teniendo la pomada europea a una victoria de ilusión, un empate a cero en una fría e irritante tarde de ¿fútbol? Bajó, nuevamente, y van ya varios millones, la ilusión de una afición que, en todo caso, ya está acostumbrada a estos menesteres… ADN le llaman.

Bordalás ha desequilibrado el equipo hacia atrás. Entendámonos, es una decisión inteligente, pues siempre es mejor tener un desequilibrio y volcar ímpetus en portería a cero que no las fases anteriores de hemorragia. Más fácil la “clean sheet” con Mamardashvili y defensa de tres, pero, a cambio, las luces arriba se apagan por completo.

Cuándo un más voluntarioso que efectivo Bryan Gil decidió asumir los galones en ataque, la defensa del Cádiz decidió cargárselo, así sin más, sin anestesia (ni tarjeta, por supuesto) y ahí acabó el partido.

Recuperar efectivos (alarmante baja forma de los recién recuperados), mantener al menos portería a cero (aunque creo que en Mestalla hay que exigir algo más) y esperar que lo que queda hasta Sevilla sirva para no perder un tren que, como es costumbre desde 1919, parecemos empeñados en no agarrar hasta la decimoséptima parada.


 

Peris

Partit gelat meteorològicament i futbolisticament. El finalista de Copa no ha tingut un discurs que motive a l’aficionat. Malgrat els bons resultats, haver sumat de tres haguera carregat més encara de moral i omplir ixa motxilla de positivitat que fa falta quan vas a jugar una final. Encara queden tres partits però potser els jugadors tinguen la ment en La Cartuja. I és una llàstima perquè podria estar més prop de llocs europeus. Davant estes situacions, cal vore el got mig ple. Porteria tancada i recuperació de jugadors, quasi tots, per poder decidir amb més variables en el tram final de la temporada. Vorem en que queda la lesió de Gil, al que li han pegat fins al cel de la boca. Vallecas espera per seguir, encara que estiga complicat.


 

Lobo

Al equipo le ha sentado mal el parón. No es que antes hicieran un fútbol de ensueño, eh, pero al menos se mostraba empuje, efectividad y ambición, aspectos que hoy han brillado por su ausencia. Una dolorosa decepción.

Y eso que la primera parte no estuvo del todo mal, dejaron tener el balón al Cádiz pero supieron contraatacarles con mucho peligro… aparente. Porque siempre falló el pase que debía ser definitivo y no se entendieron nunca, como un equipo de circunstancias con jugadores que no se conocen. Inexplicable esa falta de entendimiento continua, pero estaba seguro de que Bordalás iba a corregirlo al descanso. Pues no. La segunda parte fue mucho peor. Del vestuario salió un equipo tan frío como el ambiente, un VCF ya sin empuje ni ambición ni produndidad alguna. Cuando había que meter una marcha más bajaron dos, y se dedicaron a rondar con displicencia los aledaños del área rival sin generar ni una ocasión ni media. Cuando no salen las cosas la soluciones habituales son la estrategia a balón parado y los disparos desde la frontal, pero el VCF no chutó una sola vez a puerta, ni una, algo injustificable, incomprensible, más teniendo en cuenta que últimamente ha servido para ganar partidos. Y raro es que Bordalas no mejore al equipo al descanso, pero hoy no lo ha hecho, ni tampoco con los cambios. Una auténtica pena, un bajonazo en toda regla, un tremendo jarro de agua fría que rebaja muchísimo las expectativas y la esperanza en un final de temporada luchando por los puestos europeos.

Pero es lo que hay. Putos parones. Amunt.

 

En artículos anteriores...

Déjanos un comentario