Sergi Calvo

Otro empate y otra oportunidad perdida para soplar en la nuca de los puestos europeos.

Fue paupérrimo el partido del Valencia que, aún así, consiguió adelantarse en el marcador verbigracia del único destello de calidad de la dupla Guedes-Soler. A partir de ahí, a encerrarse atrás y esperar bien arrimaditos que amaine el temporal, pero el plan funciona cuándo, de manera esporádica al menos, se amenaza la portería contraria con algún sencillo contraataque… Nada de nada, era cuestión de tiempo que ese auténtico balón de oro en potencia que es Isi (para unir al amplio listado de jugadores que mutan en cracks mundiales cuando juegan contra los nuestros) filtrara el balón por un gigantesco agujero mal cerrado y Guardiola firmara las tablas finales.

Pobre propuesta y pobre juego que alejan de una Europa que estaría más que garantizada de haber sido más regular en la obtención de tres puntos en partidos de este tipo.

A destacar, en el lado positivo, una vez más el primoroso partido de ese excelente portero que es el georgiano Mamardashvili. El joven caucásico es ya una realidad indiscutible. Y de nuevo el extraordinario trabajo de un Alderete igualmente excepcional. Tanto el georgiano como el paraguayo (curiosa la internacionalización del fútbol moderno) han sido dos gangas de mercado cuya rentabilidad va camino de memorable.

Poco más que añadir, la Copa está (es natural) condicionando muchas cosas, es la apuesta.

Hagan juego.


 

Jomi Lavarías

Nuevo empate que no sirve para nada y por segunda semana consecutiva desaprovechamos una oportunidad de oro de acercarte a puestos Conference en liga. Qué sorpresa, verdad, quién podía imaginarlo… Expertos en desaprovechar oportunidades. Y es que jugar en Vallecas a mí siempre me resulta antipático. Es de esos campos que al Valencia CF, tradicionalmente no se le dan bien. Como en Getafe, Leganés o Eibar. Campos pequeños, rivales incómodos, que no ponen fútbol pero sí un ritmo alto y mucha intensidad. Y el Valencia se contagia de ello, imprime intensidad pero se olvida de poner fútbol y en estos campos además de jugar intenso tienes que jugar bien para ganar. Y casi nunca lo hacemos.

El Valencia hoy en ataque apenas existió. Tan solo la jugada del gol, un remate de Soler que rebota en un defensa y entra y Racic tuvo el 0-2 inmediatamente antes del gol del empate vallecano. Y nada más. Ellos, proponiendo algo más nos pusieron en aprietos en varias ocasiones, las mismas que desbarató un sensacional Mamardashvili, que de no ser por sus intervenciones ni siquiera nos habríamos traido este insuficiente punto. Y aún hay quien se empeña en montar, semana tras semana, debates estériles sobre si Cillessen o Mamardashvili deben ocupar la portería valencianista. Nos pasa poco.

Y poco más, empate que no vale para nada, sensaciones agridulces en ésta, la que yo considero, preparación más larga de la historia de una final de copa.

Amunt 4ever.


 

Lobo

Este VCF consigue quitarme las ganas de ver fútbol, y como siga así, de quitarme la puta vida. Es insufrible, joder. Quién habría pensado que un equipo de Bordalás pudiera ser tal recua de mansos, blanditos y mierdecillas incapaces de dar dos pases seguidos, incapaces de someter a ningún rival siquiera a ratos, de tomar inciativa alguna, de ganar segundas jugadas o los rebotes, y tan capaces aburrir mortalmente a las ovejas. Diría que no hay equipo que juegue peor en primera, en serio. Cada rival, de arriba o de abajo, nos da un baño a la hora de jugar, tocar y combinar. Ese Isi, que ya dio un recital en Mestalla, es buena piedra de toque. Si los nuestros pusieran la mitad, solo la mitad, de ganas, intensidad, recorrido, trabajo y, en fin, calidad que ese hombre, otro gallo cantaría. Pero no, somos una broma de mal gusto, un equipo de tristes que van a dejar pasar la oportunidad de meterse en Europa por pura dejadez y falta de tensión competitiva. No voy a personalizar, pero algunos jugadores dan pena, pena. Solo diré que no veo nuestro medio superior al del Villabotijos de Abajo. No he visto menor capacidad para mover el balón, imponerse o dominar. Nulidad, un solar. Y claro, los delanteros, que tamposo son nada del otro mundo, desesperados de correr para nada. Nos salva un gran portero y que la defensa parece haber mejorado, porque si no el Rayo, como otros antes, nos da un soberano repaso sin que los nuestros se revuelvan siquiera un poquito, mansos y rendidos de antemano. Increíble.

Quiero creer que Bordalás mejorará esto cuando pueda remodelar la plantilla y cada puesto, pero claro, ves a Marcos André y, maremeua… Pero bueno, pensemos en Alderete.

En fin, no será por oportunidades de meter presión y entrar en zona (más) alta, pero nada, todas a la basura. Qué decepción. Amunt.


 

Peris

Davant un equip que no ha guanyat encara en l’any present, el Valencia CF no ha pogut aprofitar una situació favorable al marcador. Una primera part molt complicada de vore, en allò que s’entén com a espectacle agradable per a l’espectador neutral, i una segona on s’ha pogut tindre qualsevol resultat. Una contra a deu minuts del final, quan sabent quines són les carències caldria guardar més la roba i demanar més intensitat a un davanter que ix per a mantindre la pilota, més enllà de l’estat físic. Un gran porter i una parella de centrals a molt bon nivell, malgrat a tornar a jugar amb defensa de quatre, no han sigut prou davant un Rayo que ha ficat una miqueta més de cor en els instants on es decideix el partit. Cal seguir. Got mig ple, no s’ha perdut. Encara que cal esperar a vore si les molèsties d’alguns jugadors són determinants per al futur més pròxim. Mestalla, Vila-real i Sevilla esperen.


 

 

La fotografía que ilustra el artículo es propiedad de www.valenciacf.com

 

En artículos anteriores...

Déjanos un comentario