Jomi Lavarías

He visto equipos de veteranos con más fútbol y más garra que este equipo. Ni fútbol ni ganas. El Valencia ha perpetrado seguramente el peor partido de la temporada en tierras eibarresas. Con lo que te jugabas en Ipurúa y no hemos sido capaces ni de tirar a puerta en 90 minutos. Vergonzoso.

Futbolistas vagos y entrenador incapaz. Indignante, triste y lamentable imagen.


 

Peris

Ocasió perduda per seguir amb una escalada que es posa més que impossible. No tant pels punts, que sí, però més per les sensacions. L’equip, vistos els resultats dels rivals, deuria d’haver eixit amb el ganivet a les dents. I s’acaba la jornada a set punts de diferència per als llocs d’or que fan pensar, com a molt, viatjar per Europa en dijous. Amb molt poc, una pressió ordenada a l’eixida de pilota en general, i a Parejo en particular, i un gol de mala fortuna, l’Éibar han anestesiat un partit on ni Cillessen ha tingut parades de mèrit. Mangala, jugador amb poc de rodatge, no ha desentonat, malgrat l’expulsió a les acaballes del partit. Comença a ser preocupant l’absència de Ferran, gran esperança per abastar l’objectiu. Sembla que el feeling de l’entrenador amb la plantilla ha desaparegut. Llarg i càlid estiu ens espera.


 

jamacuco

Dicen que la nada es nada. Pero a veces, muchas, la nada duele. Duele ver que no hay plan, que no hay salida. Duele ver jugadores convertidos en ninots de pimpampum. Duele ver la falta de competitividad y de amor propio. Duele ver la falta de ideas sobre el césped, en el banquillo, en los despachos… Duele ver la falta de respeto y de rigor arbitral que se tiene al equipo desde la Federación de Rubiales y sus amigachos.

En Eibar se ha perdido mucho, no sólo 3 puntos. Se ha perdido la confianza en un futuro mejor, se ha perdido la posibilidad de mejorar, se ha perdido la Champions y lo que supone. Los armeros han hundido esta nave, este proyecto o lo que sea. 7 jornadas quedan y van a ser un suplicio.

Cuando se juega a nada, es normalmente el resultado que obtienes. Y este equipo desde enero no hace un partido bueno, es un ánima descarriada de su cielo y deambula camino del infierno más apestoso. Celades es el responsable máximo, pero los jugadores no pueden mostrar siempre esa cara cuando se les rompe alguna tripa y comportarse como niños mimados.

Quizás sería buen momento para que el Sr. Lim no vuelva a esconder su cabeza cual avestruz como ha hecho siempre que han venido mal dadas pero siempre con talante altivo. Tampoco estaría mal que el Sr. Murthy como presidente saltara a la palestra a explicar la situación a infundir ánimos. Las palabras de Celades suenan a ecos de un futuro que no será. Y las de Gayá nos suenan a lo mismo de siempre que el supercapitán no sale a decir nada después de arrastrase por el campo una vez más.

Es tiempo de cambiar.

Amunt!!


Lobo

Vergüenza es poco. Me siento afrentado, enfadadísimo, humillado de verdad. No hay nada que analizar, da igual que hayan salido a dominar o contraratacar o lo que sea, visto lo visto para mi pasa a segundo plano. El Eibar te gana solo porque tiene ganas de ganar, y los nuestros ganas de pasar el trámite y a fer la ma. Si no no se explica esa indolencia, los mil pases fallados, la continua falta de entendimiento, el no ganar un solo balón dividido, que nadie se vaya de nadie, que todos los córners y faltas sirvan para lo mismo que un saque de banda en tu área, de nada. De hecho no creo que hayan puesto más que un 50 o 60% de su capacidad futbolística, lo que por sí mismo es terrible. Todo muy triste, y esto explica el desenganche que tenemos muchos. Celades, pues bueno, no es el colmo transmitiendo garra, está claro, y puede que no haya planteado bien el partido, casi seguro, pero nada de eso explica que el Eibar, el Eibar, repito, nos haya comido la tostada durante todo al partido nada más que corriendo, poniendo intensidad y haciendo una buena presión en todo el campo. Tan fácil lo han hecho que diría que ni se han cansado. Es que nos ganan hasta en el oficio, que tiene cojones. Y sí, los árbitros y el VAR nos machacan a la mínima por acción u omisión, cuando a otros en circunstancias similares les llevan en volandas, pero esta vez no sirve de excusa para un partido lamentable que merece un castigo ejemplar a algunos, muchos jugadores. Aunque, como diría Toshack, estos mismos cabrones tienen que jugar de nuevo el próximo partido, y no hay más.

En fin, que la temporada no se salva ni con las mil facilidades que nos dan, hay que aceptarlo cuanto antes. Y en verano, este verano muy atípico que se avecina, la limpia en el vestuario debe ser brutal, de arriba a abajo, de las que hacen época, empezando por el entrenador, que no va, siguiendo por algunos de esos mediocres que nos trajo San Marcelino, y sin olvidar, de una santa vez, a algunas vacas sagradas que dan auténtica grima. Ya está bien de aguantar a tanto incapaz. Que somos el Valencia y parecemos el Moratillas de Abajo, narices.


 

 

 

La fotografía que ilustra el artículo es propiedad de www.valenciacf.com

En artículos anteriores...

Déjanos un comentario