Lobo

Partido soso, soso del VCF en Butarque, muy aburrido, tedioso, casi soporífero. Mola. Mola mucho. Atrás quedaron aquellos partidos de ida y vuelta, lo de ‘somos el VCF’ y demás tonterías que nos mandaban al vagón de los torpes. Este VCF no juega bonito, no se luce, pero, pérdidas de balón aparte, es siempre sólido y competitivo. Y mola!

La primera parte fue de tanteo abolsuto aun con el fuera de juego mal pitado que habría acabado en gol. Tras el paso por vestuarios, as usual, el equipo metió dos marchas más y fue a conseguir el golito que daba la victoria. Lo hizo Rodrigo, que está en un increíble estado de gracia que le hace meter todo lo que no metió en años. Y se acabó. El Lega aún pudo tener alguna ocasión fruto de cierta destensión en defensa, pero el partido no peligró en ningún momento.

El jugador clave del equipo es Kondogbia, un líder real que defiende como una fiera corrupia, ataca siempre con inteligencia y precisión, y tiene una competitividad tremenda que contagia a casi todos sus compañeros, no a todos. La otra clave, sin ningún género de duda, Don Marcelino García Toral, que ha hecho que todo funcione, incluso jugadores que parecen  .

Y ya, con 62 puntos y los de atrás muy atrás, es hora de mirar de frente a la UCL, un objetivo que parecía utópico a comienzo de temporada y que hoy está casi conseguido. Un éxito de gestión deportiva de Mateu y Marce con el beneplácito de Singapur, le pese a quien le pese. Amunt hostia!


Jomi Lavarías

Cuando llegas a un campo como Butarque, a falta de nueve partidos para acabar la liga, llevando un colchón importante de puntos sobre tu inmediato perseguidor, lo que has de hacer es ganar. No importa cómo. Ganar. Y eso ha hecho hoy el Valencia. Partido feo, disputado, cero brillantez por parte de ninguno de los dos equipos, pero victoria. Tres puntos casi definitivos para alcanzar tu objetivo champions y quién sabe si para escalar mas puestos en la clasificación.

En la primera parte nada hubo. Y cuando digo nada, es nada. Tan solo un gol mal anulado a Zaza por fuera de juego de Soler, pero a fuer de ser sinceros era complicado de ver. De hecho en la jugada en directo me pareció que sí estaba en fuera de juego. Por lo demás, partido muy trabado y las defensas imponiéndose con mucha facilidad a los atacantes.

La segunda parte comenzó con algo más de brío por nuestra parte y en los primeros quince minutos sí hubo algo más de acercamiento al área pepinera, creando peligro aunque sin muchas ocasiones de gol claras. El resultado fue otro gol de Rodrigo tras zurdazo desde fuera del área. Rodrigo, junto a Kondogbia, se están erigiendo en los dos pilares de este euro Valencia. A partir de ahí vuelta a ponerse el mono de trabajo y a aguantar hasta el final del partido con los tres puntos en el zurrón.

En definitiva, partido práctico del Valencia, rozando la perfección en defensa y menos presente en ataque, con una gran actitud en líneas generales. Victoria de equipo hecho y derecho.

Amunt!


 

Peris

Este trío de puntos también cuentan para el objetivo. En junio, o en septiembre, en los partidos de martes y miércoles, nadie recordará si se jugó bien o mal o si fue una invitación perfecta para la siesta pascuera. Lo importante será, como casi siempre en el fútbol, el resultado. Un latigazo de Rodrigo, que ejecutó a la perfección una presión conjunta de libro sobre el poseedor de la pelota, fue suficiente para asaltar Butarque, donde un meritorio Leganés no pudo, pese al voluntarioso arreón final, hacer que Jaume recogiese balones de su red. Rodrigo, que está de dulce, con un solo disparo en todo el partido derrotó a los pepineros, que presentaron digna batalla, aunque sin ocasiones claras y solo algún casi. El Valencia se bastó con orden en todas las líneas para tener controlado el partido e ir madurándolo poco a poco, minando la moral rival como gota malaya, con la omnipresencia de Kondogbia y las anticipaciones de toda la defensa, con Vezo demostrando cada vez más su solvente polivalencia, por comentar lo más destacado. Un bien alto para todo el equipo. Y sin talismán Murillo, oiga.

Esto también es fútbol. Ser aburrido. Ser cansino. Ser letal, aún sin merecerlo. Porque claro, quizá en Café Butarque piensen que ya ves tú, qué rácano el Valencia de Marcelino y Uría. Pero bueno, la racanería va por barrios y esta solidez demostrada no hace más que conseguir una tacita más para tener más cerca el objetivo final de manera matemática. Y, a partir de ahí, trabajar de valent para retocar la plantilla con lo que se considere menester para el próximo curso.

Plin, caja. Y ahora, a por los próximos tres. Que tampoco serán fáciles. No nos embriaguemos antes de hora.


jamacuco

Partido soporífero por momentos en la primera parte que sin embargo en la segunda el VCF ha sabido sentenciar con un gran gol de Rodrigo. La clave del equipo este año ha sido la presión, el orden y la velocidad de los atacantes. El gol en Butarque fue fiel reflejo de eso: el equipo ordenado en el campo sin dejar opciones al contrario en todo el encuentro; la presión en la salida de balón del Leganés (otro partidazo memorable de Kondogbia, menudo “pulpo”!!); y un latigazo rápido y certero de un Rodrigo en estado de gracia con el gol. El VCF supo ser paciente y, fruto del trabajo colectivo, aprovechar su oportunidad para embuchacarse los tres puntos que prácticamente sentencian la clasificación para la Champions de la próxima temporada.

Pero el VCF va a ir a por más. Estoy seguro. El poso que está cogiendo el equipo; el hambre de victoria después de haber sufrido amargura en años anteriores; la competitividad que se está generando entre los jugadores por tener un puesto en el once; todo eso hace suponer que el VCF va luchar por la segunda plaza mientras haya opciones. Y bien que harán, como sabe Marcelino, porque el espíritu competitivo es algo adquirido y entrenado y por tanto será vital tenerlo en su punto para la próxima temporada. Amunt y bones Pasqües!!


 

 

Ilustración del artículo vía valenciacf.com

En artículos anteriores...

Un comentario en “LEG 0 – VCF 1 | Un golito y a casa Victoria en Leganés de las de antes, de las de cerrar bien la defensa y buscar con paciencia el gol de la victoria, sin más florituras. Un partido serio. Así lo analizamos.

Déjanos un comentario