Jomi Lavarías

Frustración. Teníamos los tres puntos en la mano, no lo suficientemente agarrados, pues el Espanyol era amo y señor del partido, y en los últimos seis minutos se escaparon. Un penalti claro de Hugo duro, con expulsión, decantó la balanza al final hacia los pericos. El Valencia, tras una primera parte discreta, pero competida, a partir del mintuto 60-65 se cayó por completo. Físicamente tiesos, Bordalás tampoco supo cómo refrescar al equipo ni cómo apuntalar el centro del campo tras la desaparición absoluta de Soler-Wass. Tras el 1-2 y con los cambios introducidos al menos el equipo se lanzó y pudo empatar tras el remate de Iranzo al larguero y ahí se vio y se demostró que si los cambios hubieran llegado antes posiblemente el Espanyol no se habría venido tan arriba y no nos habría agobiado tanto como lo hizo.

Resultado justo viendo el juego de los unos y los otros, aunque un empate tampoco habría sido un resultado injusto. Una pena, pero esta derrota deja un sabor de boca amargo, porque habría sido bonito y motivante acabar la primera vuelta con 31 puntos, pero bueno, somos el Valencia CF y no todo puede salir perfecto.

Se marcha 2021. Un año desastroso en lo social, el peor de la historia, con una nefasta gestión por parte de Meriton y un clima irrespirable entre los valencianistas, inmersos en una guerra civil que no tiene visos de terminar y de la que costará muchísimo tiempo recuperarse, si es que alguna vez nos recuperamos. En lo deportivo, año gris oscuro. Con Bordalás se ha mejorado, pero queda mucho por hacer todavía.

En lo que respecta a Café Mestalla, 2021 siempre lo recordaremos como el maldito año en el que se nos marchó JF, auqnue siempre lo tendremos presente en nuestro recuerdo.

Feliz salida y entrada de año para todos.

Amunt 4ever.

 


jamacuco

Mal partido del VCF para acabar el año. Cuando nos las prometíamos felices, el equipo ofreció su peor cara y salieron a relucir varias de sus carencias en el momento más inoportuno. Me temía que el VCF pudiera tomarse el partido de forma “relajada” dadas las circunstancias: día y horario, parón navideño, bajas COVID, alabanzas en exceso, ambiente frío y extrafutbolístico en el entorno valencianista… Y en efecto así fue.

En primer lugar creo que Bordalás se equivoca en el planteamiento del partido así como en los cambios realizados. El equipo titular estaba lleno de pólvora, al menos sobre el papel, con un marcado carácter ofensivo. Sin embargo en todo momento fueron con el freno de mano puesto, si bien el Español apenas inquietó a Cillessen, el VCF creó muy poco peligro durante la primera parte. Se trenzaron pocas jugadas interesantes y el ritmo en general fue bastante bajo e insuficiente para superar al rival. Pero es que en la segunda, a pesar del gol inicial valencianista, el equipo se tiró atrás durante más de 30 minutos. Dada la “falta de oficio” (Bordalás dixit) a la hora de mantener resultados a la vez que nuestra falta de contundencia defensiva, era una situación previsible que el Español se lanzará a por todas como así fue. Los cambios llegaron tarde y mal, y en ningún momento, ni al final, el VCF daba sensación de peligro alguno.

En segundo lugar, los jugadores. Han participado Vázquez, Iranzo y Koba, 3 mestallistas. Si a eso le añadimos el espeso partido de Soler, Wass o Guedes y Duro, nos encontramos con que nuestras posibilidades se ven muy mermadas aunque el rival periquito fuera en general bastante endeble. A destacar negativamente, una vez más, el jugador (¿exjugador?) Maxi Gómez que resta mucho más de lo que aporta. Y ya va por su tercera temporada en el equipo.

En tercer lugar, la inefable actitud del trencilla de turno. No es nada nuevo que desde la oscura Federación de Fútbol del ínclito Rubiales nos envíen arbitrajes teledirigidos en los que nos apliquen el reglamento a raja tabla y sean madres superioras con los rivales. Una labor cobarde y rastrera, a imagen y semejanza de lo que hace su jefe y la corte de aduladores que le ríen y aplauden, incluso desde aquí. Llegará el día que quedarán con el culo al aire.

En cuarto lugar, Mestalla. No quiero meterme en jardines, pero debemos hacérnoslo mirar. Mal camino llevamos que, quizás, es lo algunos quieren.

Nada más. Triste pero merecida derrota, no tanto por el equipo rival si no por la concatenación de situaciones y errores propios.

Amunt y Feliz año a todos!!

 


Peris

El partit es descús quan Jesús Vázquez diu que ja no pot més. Un fantàstic partit del lateral que, quan les cames s’han esgotat, ha començat a fer una reacció en cadena que ha acabat en una remuntada de l’Espanyol del massanasser i estimat Vicente Moreno, que portava només tres empats de visitant. Però massa mines en el partit que, al final, han acabat explotant. Com bé diu Bordalás, falta ofici, falta vellea. Però el valencianisme vol acurtar terminis. Vol que Hugo Duro siga més cabal, quan és temperamental i juga amb el cor. Vol que Vázquez o Iranzo xafen Mestalla i siga com quan van a pel pa. Era bonic somiar amb 31 punts, però s’ha quedat la cosa amb 28. Ja arribarà. Esperem que no siga tard per a l’entitat. Ara, més que mai, cal reforçar el projecte i, més enllà de debats de més cadires o menys en el futur estadi, mirar cap endavant. Bordalás i els jugadors són el principal aval. Bon Any al valencianisme.


 

 

La fotografía que ilustra el artículo es propiedad de www.valenciacf.com

 

 

En artículos anteriores...

Un comentario en “VCF 1 – ESP 2 | Tardevieja amarga El sueño de 31 puntos se esfuma en el tramo final. Así lo analizamos.

Déjanos un comentario