Hoeman

Intensidad, alternancia de dominio e incluso ocasiones de gol para ambos bandos. No está mal para empezar. El encuentro se puede estructurar en varias fases lógicas:

a) con tablas en el marcador, Mina jugando muy bien de espaldas y Rodrigo entendiendo perfectamente el juego, moviéndose por todo el campo; con movimiento especial de caída a banda derecha buscando penalizar las incorporaciones de Filipe. Igualdad.

[el gol de Correa, en la única clara de Griezmann entre líneas (recibe en la frontal), que filtra el pase hacia el movimiento al espacio de Correa (sus otros dos compañeros en fuera de juego) y éste no perdona ante Neto. Kondogbia no llega a cortar, Parejo está suave defendiendo a Griezmann y Piccini rompe el fuera de juego; pero era una jugada complicada de defender («no se puede ser perfecto»), más mérito de los rojiblancos que demérito del Valencia]

b) Repliegue del Atlético con sus dos puntas intentando impedir que tanto Parejo como Kondogbia reciban el balón y consiguiéndolo. Son Paulista y Garay los que tienen que asumir la responsabilidad de crear la jugada en campo atlético, aunque poca clarividencia más allá de alguna llegada de Gayà o jugada aislada de Rodrigo. Finaliza primera mitad.

c) Segunda mitad comienza con Valencia asumiendo posesión de balón y más paciencia y claridad: Parejo ha retrasado y muchas veces escora posición, el balón circula mejor, Rodrigo entra más en contacto con bola, Atlético espera cazar la contra (Correa gana la espalda a Paulista y asiste a Costa, que no llega al remate).

[gol del Valencia en jugada colectivo, Wass prolonga centro de primeras y Rodrigo hace un control de genio con el pecho para después fusilar al portero].

d) Partido se va enfriando poco a poco, Atlético adelanta líneas de presión, Valencia lo intenta sobre todo a la contra.

A tenor de los visto, justo empate. Lo peor: las lesiones de Garay y Parejo: esperemos que no sean graves.


 

Peris

Cavallers, va de bo! Después de un verano que se nos antoja eterno, con un Mundial de por medio con aroma a golpe de estado y fracaso deportivo, el aparecer por la bocana de vestuarios al Valencia CF era como aquel barco que nunca llegaba a puerto. Pero llegó con una de las máximas exigencias. Todo un supercampeón de Europa. Gran piedra de toque para medir el potencial de un equipo que ha despertado la ilusión de la parroquía. Y, de momento, Piccini desentona en la veterana defensa de cuatro en el achique, King Kond y Parejo siguen a la suya en sus roles, siendo eso bueno o malo, decida el lector, y los volantes, a espera de más presencia de los puñales de las bandas y del portugués deseado, cumplen con nota aceptable poblar la zona de creación. Si las cuentas no me fallan, cuatro disparos a puerta, con un gol y un palo. Poca presencia dirán los del vaso medio vacio. Pero incluso siendo así, Gameiro, el nou nou, en el alargue, podría haber hecho bueno el refrán de la cuña y el árbol, siendo el único de los 46.174 espectadores que no hubiera celebrado. Pero no fue así y el equipo se marcha con un empate ante el nuevo rico vestido de proletario. No perder ante estos es bueno. Y no es mal comienzo del Centenario empatar. Así, por lo menos durante esta semana, ni seremos campeones, ni bajaremos a Segunda.


 

Sergi Calvo

Comienza la temporada de los fastos centenarios con un merecido homenaje a un Valencia histórico :El Valencia de la temporada 2017/18… y es que, por momento es el reloj de Mestalla parecía haber retrocedido en el tiempo unos meses, el mismo “Puto Valencia”: sufridor, trabajador y sobre todas las cosas: COMPETITIVO.

El partido comenzó con las esperadas tablas tácticas. Dos equipos que juegan con un manual similar: orden atrás y rápidas transiciones. Un todavía no fino Kongdobia y un tapado Parejo (es lo habitual, tiene que buscar, el de Coslada, aparecer más cuando se le encima, que va a ser siempre) no pudieron aportar la parte Che, mientras que por el Atleti, el pulso del partido se desniveló a su favor gracias a un excepcional Griezmann que, aún a medio gas tras el mundial, hizo lo justo para romper el partido con el pase del gol Atlético.

Problemas… como casi siempre, tenían los del Cholo el partido donde querían … ¿Sabrá Marcelino escapar de la tela de araña? . Descanso.

¿Cuántos de los presentes hubiéramos firmado el empate final? Y es que, esa percepción de haber caído en la tela de araña era el runrún general en el coso valencianista…muy peliagudo.. y más no estando finos.

Dicen que para escapar de arenas movedizas, no hay que moverse, no hay que esforzarse por salir, o de lo contrario, nos hundiremos más… y eso debió pensar Marcelino… No variar manual, no hacer cambios drásticos tácticos, intentar escapar pero sin hundirse más y buscar la finura de la que el equipo careció en la primera parte.

Ahí una jugada de tiralíneas con una excepcional asistencia de Wass para un cada vez más descomunal Rodrigo y por fin tablas.

A partir del gol del empate, últimos golpes de oxígeno y unos diez minutos últimos de locura con ambos equipos ya noqueados, en los que pudo pasar cualquier cosa. El Atleti entregado a la electricidad de Gelson Martins y el Valencia buscando un último aliento físico en alguna contra que estuvo muy a punto de cuajar de no ser por todavía, la lógica falta de sincronía en especial con los recién entrados en el terreno Batsu y Gameiro.

Reparto de puntos justo (si acaso la victoria por puntos de los locales), partidazo de los de diciembre (para nada una primera jornada de liga) y muy buenas sensaciones, las mejores de la temporada pasada.

A nivel individual un buen Wass que ofrece lo que promete: solvencia en todas las posiciones, un Rodrigo que mantiene el nivel estelar de la temporada pasada y, a nivel grupal, la sensación de que , partiendo de un nivel muy alto, queda todavía margen de mejora y sincronía.

Y falta Guedes.


 

Lobo

Sensación contradictoria, de oportunidad perdida y la vez de satisfacción viendo a los nuestros luchar de tú a tú contra un ATM que no ha estado tan lejos como estaba, señal de que el VCF ha crecido y va a poder pelear con mayores probablilidades de éxito ante los más poderosos. El partido ha sido disputado y muy intenso, con fases muy claras. Hasta el gol visitante fue un tanteo con cierto picante, pero con ambos equipo buscando nadar y guardar la ropa. Tras el gol de Correa el VCF bajó el pistón y el ATM pudo machacar. Pero tras el paso por vestuarios, como tantas otras veces, el sermón y las correciones de Marce cambiaron al VCF. Salió mucho más incisivo, con más rapidez y mordiente, con ganas de remontar. Y se consiguió brillantemente, con golazo del increíble Rodrigo Moreno, un tipo que va para inesperado súperclase. Tras el empate el partido se volvió un poco loco y ya pudo ganar cualquiera, aunque mi sensación es que el ATM tenía muchas ganas de acabar el partido con ese empate y dejamos escapar una victoria que habría sido maravillosa para plantar los cojones en los primeros puestos de la tabla desde ya y decir a todo el mundo, aquí estamos!

De los nuevos me gusto Diakhaby, muy sobrio cuando podríamos haber entendido perfectamente que estuviera nervioso, y no tanto Wass pese a algunos buenos detalles, pero le vi fallón, perdido a ratos en banda y la presión y poco integrado en el sistema. Gameiro y Batshuayi las tuvieron y fallaron. El francés casi al final, y habría sido maravilloso que hubiera dado la victoria al VCF en el último suspiro. Al belga le vi algo fondón, chupón y queriendo lucirse, pero se le adivinan unas cualidades extraordinarias no solo para marcar si no para asistir con garantías, tantro que, si hubiera jugado de inicio creo que los 3 puntos habrían caído del lado local. Pero bueno, es elucubrar.

Resumiendo, inicio de Liga esperanzador, y a mantener esta competitividad ante todos, no solo los grandes.


 

Jomi Lavarías

Se abrió el telón en Mestalla, en la temporada más especial de la historia, y lo hizo con un auténtico partidazo jugado por dos equipos que se dejaron el alma tratando de llevarse los tres puntos.

El Valencia demostró ser un club señor haciéndole el pasillo al reciente campeón de la supercopa europea y de paso le dio un tortazo de ejemplaridad a los dos grandes, a los del «señorío» y a los «dels valors», dejando a un lado rivalidades y reconociendo los méritos del club colchonero.

Empezó el partido siendo lo habitual cuando se enfrentan los equipos dirigidos por Simeone y Marcelino. Poca electricidad y mucho respeto. Pero siempre jugando a lo que el Atlético quería y en lo que son unos auténticos maestros. Te hacen creer que el partido está igualado y competido, pero nada más lejos de la realidad. Te han llevado a su terreno, te aprietan, te inutilizan, cortan el juego cuando les conviene, se hacen impenetrables y cuando ya tienen enganchado como una cobra a sus presas, te arrean el bocado en forma de gol y entonces ahí sí, con el resultado a favor, estás a su merced. Un equipo que juega de memoria, que no se despista jamás y que hacen de la concentración su bandera. Si encima le sumas que todos son magníficos futbolistas… y así transcurrió la primera parte.

Y así comenzó la segunda. Hasta que en el minuto diez llegó el golazo de Rodrigo, gran definición la suya tras una no menos grandísima asistencia del todocampista Wass. Un danés nunca puede ser mal futbolista (Frank, ojalá estemos ante tu sucesor en el Valencia).

Y todo cambió. Y el Valencia hizo méritos para haberse llevado los tres puntos. Los cambios de Marcelino sirvieron para lanzar ese mensaje al resto del equipo. Y bien pudo llegar el segundo en el cabezazo al palo de Paulista o en los mano a mano de Wass y Gameiro, pero Oblak demostró por qué es el mejor portero del mundo. También, para ser justos, el Atlético tuvo alguna opción, pero creo que en la suma global del partido, por poco, el Valencia mereció mejor resultado.

Buen punto, trabajado, ante probablemente el peor rival que te puedas encontrar a estas alturas. Me gustó el Valencia de la segunda mitad. Invita al optimismo. Que estas buenas sensaciones se reafirmen el próximo domingo ante el Espanyol.

Amunt!


 

 

Ilustración del artículo vía valenciacf.com

En artículos anteriores...

2 comentarios en “VCF 1 – ATM 1 | Comienza la fiesta del Centenario Esperanzador partido ante uno de los grandes de la Liga. El VCF compitió sin miedo y mereció más, pero el resultado probablemente es justo. Así lo hemos visto.

Déjanos un comentario