Jomi Lavarías

Sufrido y poco brillante, pero importantísimo y necesario triunfo que finalmente hace que el Valencia sume tres puntos vitales que te hacen encarar este final de primera vuelta con otro talante.

En la primera parte el Valencia jugó rematadamente mal. Con el balón en los pies estuvo torpe e impreciso, aunque hizo valer su presión arriba para conseguir el gol que empataba el inicial del Celta en otro fallo atrás que el rival no perdonó. El 1-1 al descanso fue justo pues el Celta tampoco hizo demasiados merecimientos para irse al intermedio por delante.

La segunda parte fue un caos, un galimatías. Un nuevo fallo del Celta, bien aprovechado por Gayà que le puso un pase perfecto a Maxi que éste convirtió de manera inapelable, puso al Valencia por delante. Pero en ningún momento el Valencia controló el partido en medio campo. Se limitó a defender atrás, a veces de manera desordenada y a lanzar contras con superioridad numérica que no supimos aprovechar, poniendo el ay en todo momento en que una jugada celtiña se te pudieran escapar los tres puntos.

Lucha de todos los jugadores hasta el final, cansancio y problemas físicos en algunos de ellos, al Valencia hoy no se le puede reprochar absolutamente nada, pero sí debemos cerrar los partidos y no convertirlos en correcalles que no nos convienen en absoluto, pues a intercambio de golpes llevamos mas las de perder que las de ganar.

Hoy estuvo fino Bordalás en los cambios refrescando al equipo cuando más lo necesitaba.

Y el arbitraje de De Burgos Bengoechea, a la altura del partido, loco. Surrealista la falta que le pita a Wass en la primera mitad al borde del área celtiña cuando era amarilla anaranjada tirando a roja del defensa. Increíble. Y como esa hubieron un par más .

Amunt 4ever.


Sergi Calvo

Partido bastante similar al vivido en Anoeta esta vez con resultado diferente para bien de los de Bordalás. La clave ha sido, muy probablemente la lesión de Aspas, sin el “Príncipe de las bateas” el Celta pierde prácticamente todo su potencial ofensivo o, al menos, el imprevisible y difícil de defender. A partir de ahí, el Valencia pudo contener con más seguridad a los vigueses y aprovechar dos errores defensivos (muy similares al que provocó el primer gol celtarra) para llevarse el partido.

Cómo decía, mismo guión que en Anoeta, partido trabado, pelea en el choque y cancherismo, sin embargo, tengo la sensación que hoy sin tanta precisión ni ese punto máximo de intensidad, afortunadamente el Celta, sin Aspas, no tiene el potencial de, hoy en día, la Real.

Buena noticia el gol de Maxi, los minutos de Piccini y la confirmación de Alderete (pese a su error en el gol del Celta) como un central seguro y de extremas garantías. Falta, seguro, calidad, control, dominio y jerarquía pero, por lo menos, la actitud y el compromiso ven aumentado, cada partido, su crédito en este equipo.


Peris

Al cap i a la fi, les coses de la pilota són relativament senzilles. Cal guanyar com siga. I més amb el dèficit de gestió esportiva que cal arrossegar si no hi ha canvi en l’assumpte. I això que la cosa no començava bé amb la fluixetat d’Alderete en un regal de Nadal avançat. Però la solidesa defensiva posterior, uns bons canvis des de la banqueta, reforçant el control del centre del camp i els gols d’Hugo Duro i Maxi fan sumar de tres. Moltes dificultats en les accions de segona jugada que cal millorar, correcte Piccini fins on va aguantar el seu físic, determinant Gayà, que serà una baixa important el pròxim dissabte. Si es guanya a l’Elche, serà un bon remat per respirar i omplir d’optimisme al valencianisme.


Lobo

No siempre gana el mejor, o el favorito, ni siempre gana el que juega mejor, por más que eso de jugar mejor o peor sea muy subjetivo. El Valencia en Vigo no ha hecho un gran partido, tampoco malo, pero esto va de ganar y los tres puntos han caído del lado che. Así que podemos estar contentos.

Lo cierto es que ha sido un partido demasiado loco, abierto, poco táctico y muy a lo que salga. Ambos equipos han cometido errores defensivos que han costado goles, y ambos entrenadores han tenido que ir corrigiendo y solventando problemas sobre la marcha. Se ha jugado más a la carrera que en estático, y en el cambio de golpes ganó el VCF que supo meter el segundo aunque no el tercero y de la tranquilidad. Aún así se padeció poco, y lo poco que hizo el Celta lo supo conjurar Cillesen. A destacar la titularidad de Koba, que pareció verde, la vuelta de Guillamón como central, que solventó con algunos altibajos, y el renacimiento de Maxi, que propició el primer gol y marcó el segundo. Al final la victoria es justa.

En resumen, partido con poca historia y menos fundamento, pero tres puntos muy golosos que hacían falta y van a venir muy bien para dar aún más confianza a un equipo que lleva 5 sin conocer la derrota. A por el Elche. Amunt!!

En artículos anteriores...

Un comentario en “CEL 1 – VCF 2 | Sufrir y ganar El Valencia CF remonta tras un regalo y suma de tres gracias a los goles de Duro y Maxi. Así lo vimos

  1. Amunt 4ever.
    Grandísimo Piccini. Uno di noi.
    Cilesen de PM.
    A ver si cogen confianza y autoestima y vamos parriba.
    Diakaby hoy dicen que bien……

Déjanos un comentario