Sergi Calvo

Miren, cafemestalla.com es una página de opinión. Entiendo que la opinión no es monolítica y que a menudo genera discrepancias. Es sano siempre y cuando esas discrepancias no traspasen la frontera del respeto y el diálogo constructivo y compartido.

Y no voy a quemar la falla, y más ahora que la Generalitat ha aplazado la orgía de fuego por San José, no, no voy a quemar ninguna falla, sólo voy a patalear y gruñir en silencio: TODO, todo, todo, todo, lo que ha envuelto a esta eliminatoria ha sido una pesadilla, tanto en lo personal (cosas mías) como en lo institucional y deportivo. No ha sido justo el haberse encontrado con un viento convertido por las circunstancias en un vendaval destructivo. Esto no es el Atalanta, es su versión de Marvel. Circunstancias que además no sólo han destruido el ya de por sí frágil edificio construido por el Valencia esta temporada sino que además, lo han reducido, de una manera brutal, inmisericorde y, (opinión), inmerecida a poco más que cenizas.

Permítanme que ordene mis pensamientos de manera esquemática, no apetece ahora mucha floritura:

1.Si, lo del partido de ida, con todos los peros que puedan caber, fue una tremenda injusticia, un infortunio injusto, repito, pese a los peros.

2.Sí, lo de Diakhaby es inaceptable y no se puede consentir. El jugador queda marcado y difícilmente se va a recuperar para la causa. Pero el daño al colectivo es evidente. Lo siento mucho por el bueno de Mouctar pero en la élite, ciertas cosas son intolerables.

3.Celades. Ruego vuelvan a leer el primer párrafo de esta crónica-disertación. Pues bien: el que escribe estas líneas todavía cree en el andorrano. Me parece un tipo inteligente y con mucho más conocimiento y saber hacer que lo que hoy muchos graznan. Tal vez está usted leyendo al “último de Filipinas” pero creo, sinceramente, que Celades, obviamente ha cometido algunos errores pero ni un hijo legítimo de Cruyff con Héctor Cúper podría enderezar esta situación. Es imposible. El andorrano lo ha intentado, lo intenta y lo seguirá intentando. No ha perdido la elegancia ni el sentido común en público. Apunten: Creo en Celades y me parece un gran entrenador.

4.No voy a hablar en tono crítico de algunos jugadores que sin duda, en sangre fresca bien lo merecerían. Luego alguien coge mis palabras y hace burlas de ella. Muy bien, allá ellos y lo que deciden hacer con su tiempo. Pero mi hartazgo hacia jugadores top mundiales que marcan un penalti y ya reciben peticiones de lona y estatus de leyenda es ya inaguantable. Otros jugadores deben darse cuenta que si reivindican un salario de primer escalón, tienen que rendir como ese primer escalón de una manera continuada y jugadores fichados y autoreivindicados como estrellas llevan ya meses, demasiado tiempo desparecidos.

Es opinión, reivindico mi derecho legítimo a expresarla y ojalá, estar equivocado para bien de mi Valencia.

 

Vaya pesadilla, corriendo, con una bestia detrás… cantaba Antonio Vega.

¿Cual es nuestra bestia?.

Esa opinión me la guardo.


Jomi Lavarías

Ilicic siempre estará agradecido al Valencia. Ni en sus sueños más húmedos podría pensar que pasaría a la historia negra del Valencia, como tantos y tantos otros, al anotar cuatro goles en un partido de Champions. Igual de agradecidos que estarán la gente de la Atalanta, que jamás debieron pensar que se meterían en unos cuartos de final de una manera tan fácil y aplastante. Cuatro allá y cuatro acá. Es que somos buenos y generosos. Y ridículos, muy ridículos. Mirad Diakhaby, que al minuto de empezar el partido regala un penalti y faltando un minuto para el descanso regala otro. No debería volver a jugar en el Valencia como mínimo hasta la temporada próxima, por inútil.

Y es que así somos, firmando año tras año páginas negras en nuestra historia europea. Oigan, para esto, mejor quedo séptimo en liga y a no salir de los pirineos para arriba, que se vive mejor y mas tranquilo.

Hale.


 

Lobo

Y el caso es que el desastre en Mestalla era previsible. Cuando todo, absolutamente todo, parece ponerse en contra, pasar la eliminatoria deja de ser dificilísimo y se convierte en un imposible. En todo caso no hay que taparse los ojos, el equipo está tocadísimo en varios frentes y todos han contribuido a ello. Primero, la plantilla es muy floja. Sí, se decía que era buena, pero entre los caprichitos del profeta Marcelino, las cagadas hoy muy evidentes de Longoria y la inacción de los dirigentes en el mercado invernal, cada vez que leo que tienen mucha calidad me entra un mal. Yo siempre he visto demasiados jugadores no ya limitados, si no que por momentos muestran lo increíble de que hayan llegado a la élite. Y luego, se quiera o no, las bajas han terminado de destrozar un once titular que daba el pego, tanto que Celades ha tenido que inventar un parche tras otro cada partido. Eso sin obviar que gran parte de culpa de esta eliminación es solo suya, del propio entrenador que, a pesar de todos los inconvenientes, quiso ir a por todas en Milán y le salió el tiro por la culata. Sí, podemos decir que fue valiente, pero yo creo que fue temerario. Y así nos ha ido. En Mestalla con todo tan cuesta arriba, sin público y con un lamentabilísimo Diakhaby que se encargó él solito de dinamitar las remotas esperanzas de remontar, aún podemos decir que se ha caído con cierta dignidad.

Pero bueno, el caso es que se ha certificado el adiós a la UCL ante la perita en dulce que, sin embargo, nos pasó por encima de forma inmisericorde. Ahora a olvidar este sindios, centrarse en Liga y procurar, ya sin partidos entre semana que ‘molesten’, meterse de nuevo entre los cuatro de arriba, que este año de desastres está jodido, jodido. Y ya está, se volvió a esfumar el sueño, este año en octavos, pero otra vez mal. A fer la ma.


Peris

Era difícil abans del partit. I al minut de començar, més encara. Ni la xafada espectacular de Gameiro fent l’empat va donar alé, ja que al poc altre gol italià va desfer el silenciós somni del valencianisme. Errades grosseres, que diria el mestre Cúper, centralitzades en Diakhaby, un jugador irregular, amb només 23 anys. Opinions a bandades. Quan tot va bé, s’elogia la joventut de la plantilla, quan va malament, es castiga. Recorden, per a tindre-ho tot en perspectiva, que un central veterà va expulsar-se amb dos partits a Amsterdam. I tot açò sense entrar al detall de la planificació esportiva al principi de temporada i ara amb la lesió de Garay. Demà eixirà el Sol i direm que fa oratge de Falles amb nostàlgia. Però tot passarà. Consolen a les seues filles i fills valencianistes, que encara no ho entendran. Però, amb gent d’ací o amos de fora, el Valencia CF és aixina.

Per no vore-ho tot negre, Rodrigo dona un aire diferent a l’atac. I poc a poc aniran recuperant-se efectius i millorant cames i caps de Guedes, Cheryshev i Ferran, entre altres. El derbi de la ciutat, sense la pólvora del públic, espera per començar ara si de veres, a remuntar.


 

jamacuco

Esta eliminatoria contra el Atalanta ha sacado todas las carencias de este VCF. Como si fuera una tormenta perfecta centrada sobre Mestalla, se juntaron el hambre y las ganas de comer. La inoportunidad con el infortunio. La fatalidad con la incompetencia. Tanto en Milán como en Valencia el equipo mostró que los jugadores distan ser de esos que nos dicen que son, que al entrenador le falta un «vuelta y vuelta y otra revuelta» para ofrecer confianza a y sacar partido real a la plantilla, que la planificación deportiva no fue la más adecuada y que los dirigentes están lejos de la competencia en la gestión deportiva.

Nada salió bien, pero es que normalmente nada sale bien cuando tus delanteros no marcan los goles que necesitas, tus medios no crean juego ni presionan al rival, tu defensa está desaparecida por circunstancias habituales en el fútbol mientras los suplentes no dan la talla, tu entrenador no es capaz de hacer un planteamiento coherente para hacer daño al rival, tu dirección deportiva no ha sido capaz de suplir las diversas carencias del plantel ni en verano ni en invierno, y claro, el responsable de todo esto en su totalidad, Meriton, no ha sabido gestionar con inteligencia lo que tiene entre las manos. Si a eso le añadimos que su táctica típica, la del avestruz, la de la dilación del tiempo y responsabilidades, la sigue aplicando como desde el principio… tormenta perfecta. Y el barco se hunde.

Ayer posiblemente marcaron su fecha de despedida tanto Diakhaby como Celades. El central francés, al que siempre he considerado prometedor y con proyección, ha dilapidado toda su imagen en esta eliminatoria. Dudo que pueda seguir en el club. Y Celades, al que no se le puede echar en cara ni un ápice de trabajo, de ganas y de ilusión por hacerlo bien, ha demostrado que no está para estas lides. Y aquí claramente hay un responsable directo, sin intermediario alguno: Peter Lim.

La tormenta deportiva ya está en marcha y pinta a zozobra severa, con responsables muy marcados y con necesidad de una mejor planificación. Estaremos atentos. Pero desgraciadamente nos quedamos con este mal sabor de boca de la eliminatoria, en la que el VCF no ha dado la talla.

Amunt!!


 

 

La fotografía que ilustra el artículo está extraída de de www.superdeporte.com

En artículos anteriores...

Un comentario en “VCF 3 – ATA 4 | Ceniza Derrota y eliminación del VCF ante el Atalanta. Previsible tras la ida, pero Diakhaby se cargó por partida doble las pocas esperanzas, y así es imposible.

  1. Diakhaby had a terrible match. But if giving away 2 stupid penalties in 180 minutes of CL football partly resulting in the team not progressing is enough to mean that you should never play for the team again then there is someone else who has achieved this (and also missing a penalty in the same time frame) and his «punishment» is to play for the team forever. Doesn’t seem fair.

Déjanos un comentario