Jomi Lavarías

«Ahora soy feliz

Siento una extraña euforia

Ahora soy feliz

Esto sí que es la Gloria»

Sí, que por fin haya acabado esta temporada infame es casi sentirse en la Gloria. Y lo hizo, claro, con un partido de asco que fue fiel reflejo de las penurias que hemos pasado. La empanada defensiva habitual, con el show especial de Aderlan, propició el primer gol del rival a los pocos segundos del comienzo, y el «buen juego» local posterior fue solo ficticio, el rival fue tan superior que solo una marchita mas le valió para llevarse el partido plácida y cómodamente.

Pero ya pasó. A partir de ya, cambio radical. Espero que Marcelino, si no sale espantado de lo visto, haya tomado buena nota de lo que va a tener entre manos y sepa quién sobra y quién no en esta plantilla de mediocres, y sepa mejor todavía quién debe venir para sacar a este Valencia de la deriva de estos nefastos dos últimos años, y devolverlo a la altura que merece,.

«Gràcies Voro». Desde aquí siempre he defendido la figura de Voro, pese a las muchas opiniones en contra que con el paso de las jornadas crecían. Perdedor, mediocre, estómago agradecido, cómplice, etc etc. Vamos, todo lo contrario a lo que yo percibo de él. Honradez, trabajo, sentimiento de obligación y valencianismo. Él y solo él ha sido capaz de dejar a la altura del betún a todos sus predecesores, algunos dotados de una fama no sé si muy merecida, otros con una labia exquisita y otros que no eran ni entrenadores. Y no quiero olvidarme de su equipo técnico, de Juan Monar el físico y de su segundo, Chema Sanz. Todos ellos han hecho un gran trabajo y propiciado que ayer en Mestalla solo nos jugáramos la honrilla y no la vida por el temido (y muy posible) descenso que se vislumbraba meses atrás. Espero que el club les busque un lugar adecuado en el organigrama técnico, porque empleados así escasean y hay que cuidarlos bien.

Y ya solo nos queda mirar el futuro con optimismo. Espero veros en el café la temporada próxima.

Amunt!

En artículos anteriores...

Déjanos un comentario