Peris

Mentres encara ressonaven els càntics i l’olor a pólvora als carrers de València en una demostració de protesta contra la direcció del club, la nova eixida de Voro al rescat va oferir una vesprada tranquila, resolta en dos minuts pel davanter que més absent ha estat tot l’any. Maxi, Soler i Guedes i les variacions tàctiques de l’entrenador de L’Alcudia han resolt un partit que semblava ser un altre de tants de patiment. Salvació quasi feta i a pensar en el futur. A la gespa i a la llotja. Futur ple d’interrogants. Una més, Kang In, que ha tornat a ser titular i, que coses, el Valencia CF ha guanyat.


 

Lobo

Había que ganar, era perentorio, y se ganó. Pues ya está. El VAD hizo todo mejor que el VCF excepto marcar, y quizá no mereció perder. Voro quiso reforzar líneas y el nuevo VCF estuvo demasiado espeso en una primera parte extrañamente contemplativa, laxa y sin nervio. Qué más da? Se marcó justo al final y se comenzó la segunda vlviendo a marcar. Suerte? Puede ser, pero también hace falta y no nos había acompañado mucho. Eso decantó el partido. Después todos mejoraron, quizá fruto de la tranquilidad, a veces excesiva, eh Hugo… Así que, para mi, victoria engañosa, pero importantísima. Y si el objetivo es ganar, cuando se gana, y más en esta tesitura, todo está bien. Amunt!


El Valencia certificó la permanencia en una tarde plácida donde, salvo por una primera parte de partido algo dudosa, completó las carencias de las que ha adolecido durante toda la temporada: Un plan y cierta coherencia en las posiciones de los jugadores.

Un plan: Defensa de tres y arrimarse atrás para salir a la contra con, esta vez la coherencia de Guillamón (y no Diakhaby, ¿se acuerdan?) en el eje como antiguo líbero.

No salió del todo bien porque faltó morder más, sobre todo en el centro del campo y algo más de aportación de las bandas y la media punta/enganche, hoy un desaparecido Kangin.

Sin embargo el objetivo sí que cristalizó en la represa: la calidad arriba (Hay más equipo que el Valladolid y que otros 10 equipos de la tabla) definió al borde del descanso y dotó al equipo de algo más de confianza y autoestima para firmar una segunda parte más que aceptable, sobre todo tras la salida de Racic y el cambio de posición de Carlos Soler quien, ¡¡¡por fin!!! Pudo, en su posición correcta, demostrar el excelente jugador que es.

Al final placidez y, pese a que la calculadora parece empeñarse en no dar el OK, certificar una permanencia ansiada y que debe calmar las aguas en pos a no repetir (o tripitir) errores de cara a la próxima temporada.


 

Jomi Lavarías

Se acabó. Salvo hecatombe, nos hemos salvado del descenso. Mejor dicho, nos han salvado del descenso los equipos de atrás, porque el nivel es tan ínfimo que aún perdiendo todos los partidos no hubiéramos bajado a segunda división.

El partido de hoy era una final. Y el equipo salió atenazado, agarrotado, parecía que los jugadores no eran conscientes de lo que nos jugábamos. Todo lo contrario que el Valladolid que realmente nos dio un baño en toda regla, dominando de cabo a rabo toda la primera mitad. Pero lo que es el fútbol, a pesar de dominar, controlar y por momentos agobiar al rival, si no rematas la faena, te puede pasar lo que al Valladolid (y tantas y tantas veces nos ha pasado a nosotros), que en la única jugada que el Valencia llegó al área vallisoletana, un desganado y protestón Maxi la empujaba para adentro.

El gol cambió en algo la segunda mitad y más aún, cuando al poquito de empezar, el desganado y protestón Maxi culminaba una gran asistencia de Carlos Soler. Con el 2-0 poca cosa más. El Valladolid sin mucha fe siguió intentándolo y el Valencia desaprovechó un par de contras interesantes, hasta que al final una muy buena jugada era culminada por un testarazo de Correia.

Me alegro mucho por el gol del portugués, que poco a poco casi se ha convertido en el mejor jugador de la temporada. Buen Soler hoy, jugando donde más aparece y más daño hace. Guedes sigue fresco, con chispa y desequilibrante. Seguridad de Cillesen, salvo una media salida casi al final del partido.

En el otro lado, decepcionante Kangin. Hoy ha salido a pasearse, que luchar dice que luche Gracia en su casa. Hoy se ha demostrado que prácticamente tiene los dos pies, y la cabeza, fuera del Valencia.

Se agradece que esta temporada la demos ya por finiquitada. Empieza otra que puede y debe ser más importante para la entidad. ALGO debe ocurrir y cuanto antes mejor.

PD. Se me ha hecho raro, aunque al final no he podido evitar nombrarlo, escribir una crónica sin arrear a Gracia

PD2. Qué lujo para el Valencia, en estos tiempos que corren, disponer en su nómina de un hombre de club como es Voro. El agradecimiento es eterno.


 

jamacuco

Fin del estado de alarma, al menos en lo que a lo deportivo se refiere. Tres puntos que certifican la tranquilidad virtualmente. Y es que el famoso dicho de “a entrenador nuevo, victoria segura” volvió a hacerse patente una vez más. Las cosas del fútbol que nadie sabe muy bien porqué pero que forman parte de su devenir como deporte de masas. Esos códigos futbolísticos que el VCF, como entidad, no ha respetado en lo más esencial desde el mismo inicio del curso: despreciando la confección de una plantilla competitiva, vendiendo a trote y moche, engañando al entrenador, despreciando a la afición, escondiendo la cabeza como suele hacer siempre Meriton… Sólo la profesionalidad y la calidad del núcleo duro del vestuario, muchos de ellos valencianistas de cuna y otros de corazón, ha permitido aguantar las cañas a este sombrajo en el que han convertido al VCF.

En cuanto al juego el equipo de Voro salió muy reservón, con un esquema de 5 -4 -1, parecido al del partido contra el Barça. Cediendo el balón al Valladolid parecía que el dominio pucelano iba a imponerse también en el marcador. Sin tirar a puerta en toda la primera parte, tuvo que llegar el último minuto de juego para trenzar una buena jugada con centro de Gayà que remató a gol  Maxi en franca ventaja.

La segunda parte empezó igual y en un gran pase en profundidad, tras robo en el centro del campo, de Soler volvió a servir al killer charrúa que esta vez sí que hizo patente su calidad con un buen gol en desmarque en carrera y triando ajustado al palo. Ahí el partido se tranquilizó y los valencianistas se tiraron atrás montando una muralla infranqueable para el Real Valladolid, saliendo al contraataque buscando el tercer gol. Éste llego en las postrimerías cuando Correia cazó un buen centro de Cheryshev dejando cerrado el partido.

El VCF fue práctico y mostró seguridad sobre todo a partir de los 15-20 minutos iniciales en que tardó en asentarse. Al final la calidad de los jugadores se impuso a un débil equipo Pucelano.

Ahora empieza el otro partido, el societario, que a priori, parece bastante más difícil de vencer en el corto plazo.

Amunt!!


 

En artículos anteriores...

Un comentario en “VCF 3 – VAD 0 | Fin del estado de alarma Al fin llegó la necesaria victoria para respirar y alejar casi definitivamente el fantasma del descenso. Así lo analizamos

Déjanos un comentario